Conectter

Ir a Conectter

B L O G

Transformación laboral y la resistencia al cambio

Jan 9, 2020 8:16:11 AM / by Javier Torres

Nuestra forma de trabajar está cambiando, eso es un hecho. Si pensamos en una compañía que busca triunfar en el mundo digital es probable que lo primero que se nos venga a la cabeza tenga que ver con tecnología, pero el desafío es más grande que eso: hoy es necesario desarrollar una fuerza laboral que sea capaz de adaptarse, que sea competente, bien informada y estratégicamente experta.

 

Nota 4_1

 

Los equipos de hoy necesitan personas capacitadas, flexibles y creativas, que a su vez puedan trabajar con tecnología, data, e inventar y aplicar soluciones a medida que sea necesario. Para lograrlo, es necesario impulsar las competencias de los empleados y que así puedan avanzar con éxito hacia el futuro.

 

¿Pero qué pasa cuando las organizaciones se encuentran con personas que se resisten al cambio? Lo primero que es necesario entender es que la resistencia es natural, y si queremos ayudar en la adaptación, debemos considerar el cambio como un proceso y no como una imposición. Esto exige considerar etapas de gestión que ayudarán a implementarlo de manera sistemática, efectiva y menos traumática.  

 

Porque el cambio no es el problema, el problema es la forma en la que buscamos cambiar un modelo conocido y cómodo para todos. Estudios han comprobado que para que sea efectivo tiene que ser intencional y motivado desde el interior, involucrando a las personas y no como algo impuesto. No es el cambio, sino una implementación deficiente, a lo que la gente se resiste.

 

Nota 4_2

 

Shell es uno de muchos casos de transformaciones exitosas. Después de la crisis del petróleo la compañía contrató a un nuevo presidente, quien comenzó una transformación en toda la compañía conocida como Downstream-One. Esta iniciativa de TI implementó procesos estandarizados que incluían todo, desde la facturación común hasta redes de distribución más centralizadas, y que afectaron a 80 unidades operativas de Shell.

 

Para dirigir el cambio se eligió un equipo de expertos que incluían líderes de alto nivel y expertos externos en cambio. El mensaje para llevarlo a cabo fue clave: lo mejor para Shell mundial tenía prioridad sobre las necesidades locales porque esta era la única forma en que la empresa podía avanzar.

 

Como resultado, el personal de Shell ahora tiene la capacidad de acceder al mismo sistema de toda la compañía, con datos y procesos consistentes y una base uniforme para la presentación de informes. Con la determinación del nuevo presidente, el proceso fue un éxito y la compañía está hoy en una posición más saludable que cuando comenzó la transformación.

 

A todos nos cuesta hacer algo por primera vez. Se necesita valor, esfuerzo y práctica para desarrollar nuevos hábitos. Por eso es recomendable –antes de plantear lo que cambiaremos– considerar otros factores importantes, tales como construir una cultura de cambio y aprendizaje constante, entender a los equipos y el costo para ellos (por ejemplo, que interpreten que será aún más trabajo para personas que ya están exhaustas), explicar el proceso y cómo se llevará a cabo, y finalmente; en vez de sancionar a quienes tienen dificultades adaptándose, valorar a quienes participan activamente.

 

Todos deben ser invitados a participar, y para que sea exitoso, es necesario que las empresas conecten estas iniciativas con un propósito mayor que los involucre (y los beneficie) a todos.

Tags: Transformación laboral

Javier Torres

Written by Javier Torres

Co-founder de Conectter y amante de la tecnología aplicada en los negocios