Conectter

Ir a Conectter

Gestión Inteligente de Proyectos - B L O G

OKR: una metodología de objetivos ambiciosos

Feb 10, 2020 1:02:14 PM / by Javier Torres

Existen una serie de razones para usar la metodología OKR. La primera que podemos establecer es que para que una empresa pueda crecer eficaz y sustentablemente, debe fijar objetivos específicos y medibles.

OKR_3 (1)

En este escenario, los Objetivos y Resultados Clave (OKR) son una metodología para administrar los objetivos del negocio, permitiendo plasmar la estrategia de manera efectiva. Integran básicamente dos cosas: tus objetivos (grandes metas) y tus resultados clave (miden tu objetivo), y para cada objetivo, hay de tres a cinco resultados clave. Están los OKR individuales, OKR de equipo y OKR de empresa, pero nunca olvides alinearlos: eso es lo que asegurará estar en el camino correcto para lograr el éxito en un determinado trimestre.

 

Entre los objetivos de esta herramienta está el establecer objetivos ambiciosos y cualitativos en todos los niveles, dependiendo de la estructura u organización de cada compañía. Por su parte los resultados clave, datos cuantificables y medibles, siguen cada objetivo para medir el progreso en el logro de los objetivos establecidos.

 

Objetivos ambiciosos, resultados ambiciosos

El año 1999 Google todavía estaba en su infancia, pero como en todo, fue visionario y usó los OKR para respaldar su crecimiento. Identificaron tempranamente que al fijar objetivos ambiciosos –y medirlos– podrían lograr importantes resultados.

 

Centrada en la colaboración, esta metodología los ayudó a establecer objetivos en todos los niveles para unificar sus aspiraciones, y mantenerlos a todos encaminados hacia los mismos objetivos. Así, los OKR –además de ser una idea brillante y de líderes con visión de futuro– ayudaron a Google pasar de una empresa de 40 empleados, a 60.000.

 

Para tener un impacto positivo significativo, los OKR deben tener las siguientes características:

  • Ambicioso: los objetivos deben ser ambiciosos, difíciles de alcanzar pero no imposibles (es decir, realistas). También deben ser precisos.
  • Medibles: en el sentido de que los resultados clave que acompañan a cada objetivo deben ser cuantificables, medibles en un número o porcentaje del 0 al 100%.
  • Público: en la organización o la empresa, los OKR deben ser públicos. Esto permite conocer los problemas encontrados, pero también en qué están trabajando todos.
  • Alineado: los OKR de las empresas deben estar alineados o conectados. Esto permitirá a todos ir en la misma dirección.
  • Ciclos cortos: trimestrales o anuales.

Hoy en día los OKR ya se popularizaron y son usados por muchas startups y empresas importantes como Netflix, Eventbrite, Twittery LinkedIn.

 

Javier Torres

Written by Javier Torres

Co-founder de Conectter y amante de la tecnología aplicada en los negocios